La calefacción central en las comunidades de Propietarios

Foto caldera central gas

Con la entrada del otoño, comienza uno de los mayores motivos de disputas en las comunidades de propietarios, como es el servicio de la calefacción central.

Con la desaparición hace unos años, de las contratas del carbón, comienza a funcionar con más  libertad en cuanto a las fechas en las que va a disponer de  este servicio. Con estas contratas, el servicio iba desde el día 1 de Noviembre hasta el 31 de Marzo. Era habitual, tanto en las comunidades como en Organismos Oficiales, ya que extender este servicio, hacía que se incrementaran los costes considerablemente.

Algo parecido a lo que pasa en la actualidad: tener mas días de calefacción, hacen que los costes de la misma, se vean incrementados. La decisión de la temporada de funcionamiento de la calefacción, ahora corresponde al criterio establecido por la junta de propietarios.

¿Criterios para establecer los periodos de la calefacción central?

Mucho se ha escrito sobre este tema, aunque lo que siempre hay que tener en cuenta, es la ubicación del edificio, altura sobre el nivel del mar, orientación, vientos…

Centrándonos en España, y más en concreto en la zona centro de la península, podemos fijar como fecha óptima de encendido de la calefacción central para las zonas más frías, a finales del mes de Octubre, y en zonas más cálidas, dentro del centro peninsular, hacia finales de Noviembre. Para la fecha de apagado, podemos realizar el razonamiento inverso al del encendido, por lo que hacia principio de mayo, en las zonas más cálidas, o bien a finales del mismo, para las zonas más frías.

¿Cómo llegar a un acuerdo en la junta de vecinos?

En lo referente a los acuerdos , al tener la consideración de acto de mera de administración, en virtud del artículo 17.4 de Ley de Propiedad Horizontal, el acuerdo podrá adoptarse por mayoría simple en la junta de vecinos.

Este acuerdo no podrá vulnerar la habitabilidad de las viviendas exigida en el artículo 10.1 de la Ley Propiedad Horizontal, el cual establece que será obligación de la comunidad la realización de las obras necesarias para el adecuado sostenimiento y conservación del inmueble y de sus servicios, de modo que reúna las debidas condiciones estructurales, de estanqueidad, accesibilidad y seguridad.
Una vez adoptada la decisión, el propietario que se sienta perjudicado por entender que el horario fijado afecta a la habitabilidad de su vivienda, puede acudir a la vía judicial e iniciar un proceso ordinario en el que deberá acreditar los perjuicios sufridos.

Por otro lado, aunque exista un acuerda donde se fija la temporada de calefacción, si las condiciones del tiempo puedan determinar un cambio en el mismo, se puede adoptar de nuevo un acuerdo, y al igual que el primero, se tiene que aprobar por mayoría simple.

Ningún comentario

Añadir un comentario