Ahorros energéticos en Comunidades de Propietarios

ahorro-energetico-comunidades-propietarios

Uno de los temas en auge, corresponde a los ahorros energéticos. En lo referente a las comunidades de vecinos, que es el caso que nos ocupa, decir que hay que aprovechar al máximo esta oportunidad, siempre y cuando “las cuentas salgan”.
Comentar que estos ahorros pueden alcanzarse de muchas formas, donde siempre tenemos que tener en cuenta el plazo de amortización, la situación económica de la comunidad, y el valor del ahorro que se pretende.

Como decía antes, los ahorros pueden venir por muchas vías: desde un cambio de distribuidora con firma de nuevo contrato, donde la inversión es nula, hasta la instalación de placas solares donde los plazos de amortización se alargan mucha mas en el tiempo, pasando por la iluminación.

Con el cambio de Distribuidora podemos llegar a tener ahorros hasta de un 20%. Este el primer asunto que tenemos que mirar para comenzar con nuestros ahorros. Una vez hecho esto, se debería empezar a ver en que estado se encuentra la instalación utilizada en la iluminación. Obviamente, las nuevas luces de led en sus multiples variantes pueden darnos buenos ahorros. Claro, entra en juego los importes de las facturas de luz, ya que si estas son pequeñas, los ahorros serán pequeños en proporción a estas, y no resultará tan interesante gastar fondos de la comunidad para tener ahorros ínfimos. Personalmente recomiendo ir sustituyendo las bombillas o fluorescentes a medida que se van fundiendo por otros más eficientes. Si la comunidad dispone de jardines, iluminación exterior o pistas deportivas que disparan las facturas, hacen que el cambio de luminarias sea muy interesante para tener ahorros en plazos de retorno muy pequeños.

Dentro de la iluminación, los detectores de presencia juegan un buen papel, para alcanzar una mayor eficiencia en el consumo de luz (se pueden solicitar subvenciones para la instalación de detectores, abaratando el coste de los mismos y disminuyendo el plazo de amortización).

La electricidad que nos sale más barata es la que no usamos. Siempre que se pueda aprovechar la luz natural, tendremos ahorros sin necesidad de inversión alguna. Dependiendo de la estructura de la construcción, se pueden instalar unas claraboyas destinadas a este fin, que dirigen la luz donde nos interese, y al ser de materiales especiales, reducimos el desgaste con el paso del tiempo.

Un caso peculiar es el de los ascensores: a priori podemos pensar que la mayor parte del gasto de estos corresponde con el movimiento. Pues no, en torno a un 80% del gasto de los ascensores se debe a la iluminación interior. Permanecen encendidos las 24 horas del día, y suelen tener varios halógenos. No instalar elementos que reduzcan este gasto es semejante a cerrar la nevera y que permanezca encendida.

Son temas dignos de estudiar, dejándose aconsejar por buenos técnicos, ajustándonos a plazos de amortización lo más reales posibles. ¿Quién no quiere ahorrar dinero?

Ningún comentario

Añadir un comentario